Wednesday, October 5, 2016

7 sensaciones criando a mi hijo de forma bilingüe no nativa cuando tiene seis meses

Mi bebé bilingüe tiene ya seis meses. Es absolutamente precioso y gracioso, una monada. ¿Qué puedo decir?... Desde que tiene tres meses estoy disfrutando muchísimo cuando se ríe, cuando balbucea, cuando duerme, cuando come, cuando me mira, cuando llora si me voy del cuarto... Es un bebé que está lleno de energía y se está desarrollando y creciendo muy bien. Antes del tercer mes todo era también genial, pero la forma en la que ahora es capaz de interactuar conmigo no tiene palabras, es una maravilla vivirlo.
Si estáis siguiendo el blog podéis ver que la experiencia criando a nuestro hijo en inglés siendo hablantes no nativos continua. Como ya escribí anteriormente, desde que el peque tiene dos meses yo le hablo en inglés no nativo y su padre en español nativo. Fue un poco duro el primer mes ya que me faltaba vocabulario y algo de seguridad en mi misma. Pero desde entonces, le hablo todo el tiempo en inglés (salvo alguna vez que se ha puesto muy quisquilloso).
Ahora que el verano ha pasado y que estamos de vuelta con nuestra rutina diaria puedo relajarme un poco y concentrarme en todos los pensamientos y sentimientos que tengo en mi cabeza.

1. ¿Cuánto hablo en inglés?
Todo el tiempo. Cada vez que hablo a mi hijo, lo hago en inglés. Cuando está contento, triste, cansado, adormilado... Todo lo que quiero decirle lo hago en inglés. Hacerlo se ha convertido en algo natural. No tengo que hacer un esfuerzo para hablarle así. Simplemente me he acostumbrado. Mi marido también siente que es algo natural. Incluso cuando hay algo que no sé decir algunas veces, ya no me preocupo tanto como lo hacía antes. Simplemente lo busco en Internet cuando tengo tiempo. Y en ese momento preciso en el que me está costando decir una frase o una palabra, intento expresarlo de otra manera. Además el libro Mejora tu inglés y haz que tu hijo sea bilingüe que tiene muchísimo vocabulario, conversaciones, juegos y canciones de nativos interactuando con sus hijos y bebés me ha ayudado mucho.
Aparte de lo que he aprendiendo con el libro, estoy inventándome también muchas canciones. Cuando mi peque está tomando su leche o comiendo su puré y necesito tenerle entretenido para que coma, cojo la melodía de una canción cualquiera y empiezo a cantar las cosas que se me vienen a la cabeza. A veces el resultado es bastante bueno y canto el estribillo que me ha salido durante un rato. Otras veces me siento un poco tonta ya que digo cosas que no tienen ningún sentido. Por ahora el tipo de frases que acabo cantando son sobre cuánto quiero a mi hijo, lo amoroso, guapo y majo que es, lo sucio que se está poniendo al comer...
Aunque canto a mi chiquitín mucho en inglés (Canciones infantiles inglesas interesantes) y cuando le hablo lo hago siempre en esta lengua, también le canto algunas nanas y canciones tradicionales en español que me encantan. Me gusta hacerlo y creo que no le confundirá para nada. De hecho, también le he cantado alguna en francés y si supiera otras canciones bonitas en otras lenguas también se las cantaría.
Pensando ahora sobre mi propio nivel de inglés, sólo tengo tiempo para leer algunos artículos en Internet y aprender las palabras que necesito usar con mi hijo. A parte de eso, no avanzo. No saco tiempo para ver la tele (Videos YouTube para aprender vocabulario), ni leer libros, ni ninguna otra cosa que me ayude a mejorar el dominio de esta lengua. Pero tampoco es algo que me preocupe mucho por ahora.

2. El desarrollo de mi chico (subiré un vídeo pronto)
Mi peque está creciendo muy bien. ¡Me siento muy agradecida, contenta y con mucha suerte! Evidentemente no habla todavía, así que hay que esperar para ver los primeros resultados de esta experiencia. Por el momento, puedo escribir que balbucea mucho cuando está jugando solo, cuando tiene la tetina del biberón en la boca y no quiere más leche o cuando tiene la cuchara con el puré en la boca y no quiere comer más. Como he dicho antes, le canto mientras come y me pregunto si será esa la razón por la que 'habla' tanto en esos ratos.
Estoy intentando grabar los momentos en los que balbucea para hacer un vídeo y subirlo aquí, pero cuando lo hace no siempre tengo el móvil o la cámara encima. A veces, justo cuando empiezo a grabar, él para de 'hablar'.
Me gustaría ver ya cómo empieza a responderme con palabras y acciones a lo que le digo pero sé que todavía es pronto. Tengo ganas de que llegue ese momento.

3. Mi marido
Es genial. Gracias a él tengo la constancia y la fuerza para continuar haciendo ésto. Es gracioso que en realidad él no me está diciendo nada especial para animarme y quizás eso es exactamente lo que me está ayudando a sentir que lo que hago es natural y bueno. El hecho de que él me escuche hablando a nuestro hijo en inglés y sienta que lo que estamos haciendo está bien... El hecho de que cuando no sé una palabra no dice nada ni intenta corregirme... El hecho de que alguna vez le diga yo que a veces no es fácil para mi hablar en inglés y él me diga que no lo nota... Todas estas cosas me están ayudando a vivir mi maternidad plenamente, sin darme mucha cuenta de la lengua que estoy usando, y sintiendo que somos una familia totalmente normal sin importar las lenguas que estamos hablando.
Si las razones para criar a los hijos de una forma bilingüe usando una lengua no nativa se comparten por las dos personas en la pareja, todo es bastante fácil.

4. Con la familia
Este verano hemos estado rodeados por nuestros familiares. Han sido unos momentos interesantes ya que por primera vez mi familia me iba a ver hablando en inglés a mi hijo. No he tenido vergüenza y le he dicho a mi peque todo lo que he necesitado decirle desde el primer momento. ¿Cómo he sido tan valiente para hacerlo tan pronto sin sentir vergüenza? Porque un amigo mío, que está educando a sus dos hijas de la manera que yo lo hago, ya me había advertido hace unos meses que éste era uno de los momentos más difíciles de sobrellevar. Me dijo que, al principio, cuando estaba delante de su familia no hablaba con su primera hija, pero llegó un punto en el que decidió dejar de sentir apuro y empezó a hablarle en inglés delante de cualquier persona. Así que he aprendido de su experiencia y he hablado con él delante de mis padres, hermanos, suegros, primos... desde el principio.
Me llama un poco la atención que no me han preguntado muchas cosas ni han comentado el tema casi nada. Sólo un par me han preguntado si hablo todo el tiempo en inglés y otros me han dicho que estaba haciendo algo bueno. Creo que ellos también están muy concienciados con el aprendizaje de nuevas lenguas y que están de acuerdo con nuestra decisión. De todas maneras, no le he preguntado a nadie si les parece bien o no lo que hacemos ya que no quisiera preocuparme ni ponerme triste si me dijeran que no creen que es una buena idea. Prefiero no preguntar...

5. Con los amigos
Cuando estoy con amigos me he dado cuenta de que no hablo mucho a mi hijo e incluso alguna vez, no le he dicho nada de nada. ¿Por qué? ¿Me da vergüenza hablar en inglés con mi hijo? ¿Tengo miedo de lo que piensen? ¿Me avergüenzo de mi inglés?... ¡Para nada!
Creo que, como mi hijo es todavía tan pequeño, hay muchas veces que no necesito hablarle, tan solo darle de comer, cambiarle el pañal, hacerle reír... Y si estoy con otras personas y no hay ninguna situación en la que le tengo que decir nada, pasa el rato y no se pueden dar ni cuenta de que normalmente le hablo en inglés.
Es cierto que me da un poco de vergüenza, pero sólo un poco... y quizás esta sea una de las razones por las que no le digo monerías a mi bebé cuando hay amigos alrededor. Bueno, quizás necesito trabajar un poco sobre ésto, pero como digo, al ser todavía tan peque, no hay muchas situaciones todavía en las que esté totalmente obligada a hablarle. Pronto pasará, no me quedará otra que decirle algunas cosas. Creo que no tendré problemas en hablarle delante de nadie entonces.
Otra cosa que me parece bastante interesante es que cuanto más les hablo a mis amigos y a otras personas que estoy conociendo sobre la familia bilingüe que estamos construyendo, más me cuentan sus propias experiencias y la forma en la que ellos manejan el bilingüismo con sus hijos, ¡y muchos de ellos están haciendo algo muy similar a lo que hago yo! Si eres uno de ellos, ¿por qué no escribes un comentario en la sección sobre la experiencia de otros padres hablando en una lengua no nativa a sus hijos
Otros amigos que tengo, me han dicho que no sienten que su inglés sea suficientemente bueno para hacer algo similar y la verdad es que no sé qué decirles, porque les entiendo y también creo que para hablar a un hijo todo el tiempo en una lengua necesitas conocerla bien. Pero al mismo tiempo creo que puedes mejorar esa lengua mientras lo hace tu bebé. Quizás al principio no la usas todo el tiempo y sólo lo haces en momentos especiales a largo del día, y poco a poco le vas hablando con mas frecuencia a medida que vas aprendiendo más. No obstante, como siempre digo: hay muchas maneras para criar y educar a nuestros hijos y ayudarles a ser bilingües y hay una específica y diferente a las demás para cada una de las familias que existen.

6. Búsqueda de materiales y redes sociales
Cuando empezamos a hablar a nuestro bebé en una lengua extranjera o cuando nos estamos planteando hacerlo, necesitamos ver qué hacen otras personas. Necesitamos formar parte de esta comunidad de padres que hacemos lo mismo y compartimos sentimientos e ideas. Al menos yo he tenido esta necesidad y lo he sentido así.
Hoy en día, algunas redes sociales nos ayudan a mantener el contacto con personas de todo el mundo. Nunca he sido una persona muy activa en estas redes pero he empezado a buscar información sobre bilingualismo normal y bilingualismo no nativo en ellas.
He encontrado varias cosas que iré publicando, pero como siempre, necesito tiempo. Antes de tener a mi hijo, no me hubiera podido imaginar la cantidad de tiempo que implica el darle de comer, jugar con él y cuidarle.
He descubierto otras cuatro personas que están haciendo lo mismo que hago yo, criar a un hijo usando inglés no nativo, y voy a preparar una entrada pronto sobre las cosas que tenemos en común. También he encontrado un libro que trata sobre cuidar a niños usando una lengua que no es la nativa nuestra.
El encontrar estos materiales me ha ayudado a saber que no estoy sola, que hay otras personas que piensan de la misma manera que yo lo hago, que están llegando a las mismas conclusiones y que viven una experiencia muy similar a la mía. ¡Somos una comunidad de padres hablando a nuestros hijos en una lengua no nativa bastante grande! Y además tengo la sensación de que crecerá cada vez más.

7. Todavía con dudas pero segura
Desde que tomé la decisión de hablar a mi hijo en inglés todo el tiempo, he tenido algo sumamente claro:
El usar una lengua extranjera con mi hijo no debería afectar mi vida diaria, ni mi relación con mi hijo, ni la forma en la que le demostrara mi cariño, ni la forma de expresarme, ni la educación que le quisiera dar. Mi vida y sentimientos como madre y mujer deberían ser exactamente iguales que si le hablara en español. Si en algún momento no fuera así, dejaría de hablar en inglés.
Por ahora, está siendo así, de forma que sigo en marcha con la experiencia. Es cierto que el primer mes no sentí que fuera muy natural mi forma de hablarle y tuve que aprender mucho vocabulario, pero aparte de eso, siento que estoy viviendo todo de la misma manera que lo hubiera hecho usando el español.
No obstante, hay cosas que me dan un poco de miedo, por ejemplo:
-¿Le hablaré a mi hijo en inglés el resto de mi vida o pararé en algún momento?
-¿Entenderá cuando sea mayor las razones por las que lo estamos haciendo?
-¿Tenderá a hablarme en español ya que sabrá que le entiendo?
Estas son cosas que todavía no me conciernen. Pasarán en el futuro, así que por ahora, pasito a pasito, ya que tengo tiempo de pensar, buscar información, aprender de la experiencia de otros... La gente que conozco que están criando en inglés a sus hijos me dicen que no me tengo que preocupar por estas cosas ya que para ellos no ha sido un problema. No obstante, es inevitable pensar en ellas incluso estando tan segura y creyendo tanto en lo que hago.
Pienso que estamos haciendo algo que se acopla bien a nuestra familia, a nuestras necesidades y expectativas y estoy contenta por ello. Me siento bien cuando hablo con mi hijo en cualquier sitio en el que me encuentro incluso cometiendo errores o sabiendo que mi inglés no suena como el de un nativo. Estoy tranquila con lo que estoy haciendo y pienso que es bueno para mi pequeño.

¿Habéis visto cuántas cosas he sentido durante estos meses? Es una experiencia muy intensa. Por un lado ser mamá primeriza, y por otro, criar a mi hijo de forma bilingüe usando un inglés no nativo. ¡Todo un nuevo mundo!
Estoy segura de que en el futuro, según vaya creciendo mi peque, vendrán otros sentimientos, ideas, preocupaciones y momentos felices.
Tras seis meses con mi bebé, ¡esta aventura sigue para adelante!

6 comments:

  1. Qué interesante tu experincia! Durante un tiempo pensé en hacerlo, incluso le hablé en inglés algunos días, pero me costaba muchísimo y al final no seguí adelante...
    Me quedaré para ver cómo te funciona :)

    ReplyDelete
    Replies
    1. Es cierto que cuesta un poco, pero en mi caso sólo fue al principio, ahora, después de casi seis meses me resulta sencillo (a pesar de que sigo aprendiendo vocabulario según quiero decir cosas que no sé en inglés). De hecho mi marido me dijo anoche que le llama la atención cómo hablo a mi peque en inglés directamente incluso cuando estamos en medio de la siesta o por la noche.
      Estoy viendo que estas embarazada? Qué edad tiene tu peque mayor?
      Hace cosa de un año o año y medio cuando buscaba información sobre hablar a hijos en inglés para ayudarles a ser bilingües o multilingües, encontré el comentario de una mamá que había empezado una experiencia similar a la mía con su tercer hijo. Contaba que al nacer el tercero empezó a hablarles a todos en inglés y que no había sido muy complicado, lo único que los mayores al principio estaban muy extrañados y que por el momento los mayores no le contestaban todavía en inglés.
      Seguimos en contacto XXX

      Delete
  2. Precioso post, sigo tus entradas pero rara vez tengo tiempo para pararme a leer detenidamente y escribir, es una pena porque me da coraje. Tenemos tantas cosas en el día a día que nos deshacemos de las relaciones que son lo más importante.

    Bueno decirte, que el post es precioso. Me identifico mucho, y lo estás haciendo genial. Felicidades y mucho mucho ánimo.

    Y de paso, que te parece si el año que viene te animas y participas en una entrevista para el podcast de Aventura Bilingüe :)

    Un saludo, alex

    ReplyDelete
    Replies
    1. Hola Alex.
      Claro que me animo para la entrevista.
      A mi me pasa lo mismo, no hay tiempo para todo lo que queremos hacer. Pero poco a poco vamos haciendo camino. Gracias por sacar un ratito y escribirme!
      Yo he escuchado varios de tus podcasts, el de Diana y el de Madridplaytime me han gustado mucho. Lo bueno además es que mientras te escucho puedo ir haciendo cosas por la casa. Tengo una lista de entradas que iré haciendo en el futuro y tus podcasts están en ella. Así que espero no tardar en escribir sobre ello. Hacer todas estas cosas conlleva un esfuerzo y creo que las cosas que hacemos buenas merece la pena compartirlas.
      Seguimos en contacto
      xoxo

      Delete
  3. Hola lanonativa,

    Muchas felicidades por el bebé tan guapo que tienes y por este blog. Me alegro mucho de poder "conocer" a otra madre que sin ser nativa también cría a su hijo en inglés. Bienvenida a esta aventura, jeje.

    Seguiré leyendo tus posts, lo que has publicado hasta ahora me ha gustado mucho.

    Un abrazo,
    Eva
    (www.inglesconmihijo.com)

    ReplyDelete
    Replies
    1. Buenas Eva,
      Dice mi peque que muchas gracias :P
      Y gracias por escribir. Somos bastantes los que nos animamos ha hablarles en inglés a nuestros hijos, y estoy segura de que poco a poco iremos siendo más. Ya iremos viendo y contando qué tal va nuestra experiencia. Tu blog también lo tienes estupendo. Acabo de leer la entrevista que le has hecho a Salva y me parece alucinante cómo habla de bien su hija. ¡Qué maravilla!
      Un saludo y estamos en contacto.
      xoxo

      Delete