Friday, March 1, 2019

Evolución multilingüe / adivinando qué está diciendo / vivir sin etiquetas

evolución hijos crianza inglés no nativo
Para situar el momento actual, seguimos criando a nuestros hijos en inglés sin ser nativos. Al mayor empecé a hablarle a los dos meses el 100% en inglés y su padre en castellano, y al pequeño le he ido hablando en inglés progresivamente hasta que ha cumplido un año y, desde su cumpleaños, ya le hablo totalmente en inglés (ver ¿cuándo empezar a hablar inglés con nuestro hijos?/¿mis fallos?). Así que, ahora mismo, yo, mamá, les hablo a los dos peques en inglés todo el tiempo y papá les habla en español y en inglés; una evolución muy curiosa, ya que la idea inicial era que mi marido sólo usara el castellano, pero hubo una temporada en la que notamos que nuestro hijo mayor comprendía mejor el inglés que el castellano y fue a partir de entonces cuando él vio cómodo hablarles cada vez más en inglés de una forma muy tranquila, espontánea, disfrutándolo mucho y aprovechando que el entorno familiar, de amigos y colegio refuerza día a día la adquisición del castellano.
Hoy además, quería escribir y contar cómo desde hace unos meses mi hijo mayor ha empezado a comprender que hay cosas que tienen diferentes nombres. Desde hace mucho, nos comprendía de igual manera a los que le hablamos en inglés y a los que lo hacen en español, sin embargo, ahora veo que ha llegado un paso más allá y empieza a ser consciente de la variedad de lenguas. Noto que es capaz de entender que él mismo puede emplear diferentes palabras. Usa car o coche para referirse al mismo objeto; bebé y baby; quiero dormir y sleep... Ha interiorizado de las diferentes personas que le hablamos que tiene muchas formas de decir las cosas y es capaz de reproducirlas. 
Creo que simplemente usa un idioma u otro según le sale en el momento y luego se va adaptando. Por ejemplo, a mí muchas veces me empieza a decir algo en castellano y como yo le sigo hablando en inglés, y uso en otra lengua las palabras que él había dicho antes, entonces, él cambia el chip y empieza a usarlas también en inglés. Quién sabe cuál será su proceso mental y qué se le pasará por la cabecita, pero lo que veo claro es que se va adaptando y parece que sin mucha dificultad.
También es curioso que hay cosas que sí que las emplea en los dos idiomas, pero hay otras que no. Por ejemplo, quiero, es siempre en castellano, después me dice lo que quiere en inglés, pero el quiero, no hay forma de que me diga I want.